El Ave Lejana

 

Clarita, Clarita buenos días,

o buenas noches. ¡ Hijita de mis entrañas!,

aquí te queremos mucho

y también tanto te extrañan.

 

Clarita que lindo era mi nido

cuando estaban todos en él,

pero alzaron el vuelo

y se fueron todos de él.

 

Que lindas son las aves

de plumajes encendidos,

que lindos son mis hijos

por que siguen siempre unidos.

 

Como animados hijos

que corren y trabajan,

y llevan a sus padres

las mas lindas alhajas,

que no son piedras preciosas

pero sí lo que trabajan.

 

Vuelan, vuelan como aves

a recoger el grano,

y con el más tierno cariño

se lo mandan a su hermano.

 

Y esa ave lejana hace rendir su grano,

para mandarle a sus padres

ese turrón de Tijano,

y se nos hizo más rico

por ser enviados de su mano.

 

Y le agradezco a mijita,

todo lo que ha enviado

pero yo fuera feliz que gaste de ese grano

que lo guarde en el granero para tenerlo ala mano

por que demora el verano.

 

Y tanto le pido a la Virgen

que la ilumine y la ayude

en este nuevo año,

para tenerlo entre nosotros

apenas termine el año.

 

Hasta luego amor mío,

no le digo hasta mañana

por que está entre nosotros

en el día, noche y mañana.

 

La quiero mucho,

abrazos.      Leonilde.